Entrevista a Canker
MÚSICA

Entrevista a Canker

    La banda de trash death «Canker», formada en 1990, regresó recientemente al panorama musical con nueva formación, siendo Miguel Hernández (guitarra y uno de los fundadores de la banda), Antonio León (bajo), Frankie (batería), Manuel Trespe (guitarra) y Leo González (vocal) los miembros actuales. Hace pocos días fue su 23º aniversario y, además, el próximo 6 de diciembre sus seguidores podrán disfrutar de un concierto a modo de homenaje con motivo de la reedición, por Xtreem music, de su disco Physical, publicado hace veinte años. La cita tendrá lugar en la Sala El Tren de Granada y contará con antiguos miembros de Canker y con la banda Physycal.

 

    El grupo, formado por miembros de distintas bandas locales de Granada, grabaron su primera demo, con cinco temas, en 1992, de la que se vendieron 2000 copias, tanto en España como en otros países. En dicho año la banda obtuvo el premio Villa de Bilbao en la sección Rock, lo que le permitió grabar su primer álbum -Canker- en el año 1994, con la producción de Colin Richardson, un reputado productor que ha trabajado con bandas como Fear Factory, Napalm Death o Entombed, entre otros. Presentaron el disco por toda España, tocando junto a diversas bandas tanto nacionales como internacionales, como Death, Megadeth, Manowar, Dimmu Borgir, Kreator, etc.

 

    Posteriormente, en el año 1996 salió al mercado el segundo LP de la banda, titulado Exquisite Tendernes. Para promocionarlo, Canker ofreció conciertos enmarcados en festivales y otros eventos de gran renombre. Tras un parón de varios años, se produjo una renovación en la formación, con la que se ha grabado el tercer disco, Earthquake, que todavía no ha salido al mercado.

 

    TCoH: En primer lugar, felicidades por vuestro 23º aniversario. ¿Cuál es el balance de más de dos décadas de música?

 

    Gracias por la felicitación. Han sido dos décadas repletas de experiencias de todo tipo negativas y positivas, pero de lo negativo hemos aprendido lo suficiente como para valorar que de cualquier cosa se aprende. En los comienzos, allá por el año noventa con la edición de nuestra primera demo (que funcionó bastante bien) y la de nuestro primer álbum Physical, que nos dio a conocer en este complicado mundo de la música metalera, las cosas nos fueron bien encauzadas con bastantes conciertos en los que en algunos pudimos compartir escenario con grandes bandas de la escena cañera, tanto nacional como internacional. Posteriormente hubo parones por diversos problemas. No obstante, volvimos a asomar la cabeza y en estos momentos, con nuevo proyecto y nuevos componentes, estamos ilusionados y con ganas de trabajar.

 

    TCoH: La formación de la banda ha cambiado a lo largo de este tiempo. De hecho, esta ha sido diferente en cada disco. ¿Ha influido en un cambio de estilo musical a lo largo de vuestra carrera? ¿La nueva formación ha aportado un aire diferente?

 

    Todos los componentes que se han ido incorporando a la banda a lo largo de estos años han aportado su personalidad y experiencia en todos los sentidos. De todas formas, el estilo de Canker y su base se han mantenido desde el principio hasta ahora, salvo ciertos matices que van evolucionando con el tiempo.

 

    TCoH: El término canker significa «úlcera, cáncer, llaga» en inglés. ¿Por qué esa denominación? ¿Es el efecto que hace vuestra música en aquellos que la escuchan?

 

    Lo cierto es que el significado de Canker está relacionado con nuestro estilo de hacer metal. El nombre fue una sugerencia que nos hicieron unos amigos en esos momentos que no sabes qué nombre poner a la banda. Nos pareció bien la fonética y el significado. Nos lo quedamos por eso.


         «Nos gusta experimentar y darle toques diversos a nuestra base de siempre para crear algo original y personal».


    TCoH: ¿Qué temática soléis tratar en las canciones? ¿Qué inspira a Canker?

 

    Son diversos los temas que tratamos en las canciones, tanto crítica sociopolítica como textos basados en personajes mitológicos. Por ejemplo, el tema Opus death es una crítica a la secta católica del Opus dei y sus prácticas más que dudosas.

 

    TCoH: Aunque hoy en día tal vez sea complicado delimitar un estilo concreto, especialmente en la escena metal, que se divide en muchos subgéneros, no habréis podido evitar recibir alguna etiqueta musical, ¿no es así? ¿Cómo calificaríais vosotros mismos el estilo de la banda?

 

    Siempre nos hemos definido como thrash death, pero dentro de esos estilos abarcamos otros como el rock, black metal, hardcore, étnico, orquestal, etc. Nos gusta experimentar y darle toques diversos a nuestra base de siempre para crear algo original y personal.

 

    TCoH: ¿Cómo fue vuestro regreso a los escenarios el pasado 6 de junio en la Sala El Tren de Granada tras un parón musical que ha durado varios años?

 

    Fue un regreso con mucha ilusión ya que hemos incorporado nuevos miembros que en el conjunto conforman un sonido más compacto y contundente. Anteriormente y durante años fuimos formación de trio pero ahora al ser quinteto el resultado es más convincente para nosotros. Los nuevos componentes de la banda son buenos músicos y mejores personas, lo cual es importante en este tipo de convivencia.


    TCoH: Tenéis dos videoclips, uno de la canción «Layla island» y otro de «The biosfear». ¿Vais a grabar otro con algún tema nuevo o vais a aprovechar que estáis reeditando discos anteriores para escoger una canción más antigua?

 

    Estamos deliberando acerca de ese tema. Por el momento tenemos pensado grabar un nuevo vídeo. Lo más probable es que se base en un tema del tercer álbum, que aún no ha sido editado. Próximamente informaremos al respecto.

 

 

    TCoH: ¿Cuáles son vuestros referentes musicales teniendo en cuenta un margen de edad diferente entre los miembros?

 

    Como es lógico, cada uno tiene sus gustos, lo cual no quita que todos coincidamos en ciertos aspectos. Esto es algo positivo para nosotros ya que diferentes visiones hacen que todo lo que hagamos se base en una diversidad que luego en su conjunto crea un estilo propio. A algunos nos gusta, además del metal, otros estilos como el jazz, el rock clásico –e incluso el electrónico-, en cambio, otros se centran más en el metal extremo, por ejemplo.

 

    TCoH: ¿Cuál es vuestra opinión respecto a la escena metalera actual tanto a nivel nacional como autonómico y local?

 

    Actualmente nacen muchas bandas de todos los estilos, incluso basadas en la vieja escuela tanto en heavy metal, rock, thrash, etc. Lo perjudicial en ciertos aspectos es el intrusismo de algunas bandas que no aportan nada a la escena y se cuelan de «tapadillo». Es algo que viene ocurriendo hace varios años, pero eso ocurre en todos los aspectos profesionales y artísticos.

 

    TCoH: ¿Qué días y en qué ciudades los fieles seguidores de Canker podrán disfrutar en directo de vuestra música?

 

    Las próximas actuaciones tendrán lugar el 6 de diciembre -concierto «20 años del disco Physical» en la Sala El Tren de Granada, el 27 de enero en dicha sala -homenaje a Death, junto con las bandas Anachronic y Sextons orchids y el 15 de marzo, en el V Spain Death Metal Remember, en la sala Babel de Alicante.

 

    TCoH: Ha sido un placer contar con vosotros en The church of horrors. Si queréis añadir algo más, este es el momento. Muchas gracias.

 

    El placer ha sido nuestro, gracias por la entrevista y el apoyo. Solo agradecer a nuestros seguidores su paciencia y que para cualquier consulta se pueden dirigir a: cankerspain@gmail.com, a nuestra web y a nuestro Facebook.

 

_______________


Pies de foto


    [Imagen principal] Cedida por Canker.


    [Segunda imagen] Rubén Montejo.


Enlaces de interés:


    Para conseguir el CD: http://xtreemmusic.bandcamp.com/ y http://shop.xtreemmusic.com/english.item.index.php?&id=1218. También se puede adquirir en los pubs granadinos Dragón rojo y Rainbow.

 

 

Volver al número actual
Comentarios
Marta Eulalia Martín
Periodista multimedia, especializada en los ámbitos digital y cultural. Filóloga hispánica y profesora de español.
La mujer en blanco
Júlia Solans Viñeta mensual