¿Año nuevo, vida nueva?

¿Año nuevo, vida nueva?

    Tras un largo descanso, comenzamos el año con una nueva imagen para la web. Hemos renovado el diseño y la forma de compartir nuestro contenido. ¡Queremos ser vuestro espacio cultural de referencia en la web!

 

 

    No quiero engañaros. La verdad es que llevo bastantes años descuidando mis hábitos de cara a los intereses de los Reyes Magos. Sé que nos vigilan de forma constante —antes me costaba creerlo, pero hoy día, con el desarrollo de las tecnologías, entiendo que es un hecho plausible—.

 

    No sé qué pensarán de mí. Probablemente sea un individuo que no destaque mucho. Las pocas cartas que escribí de pequeño se reducían a una lista de juguetes. No solía adornarlas con palabras amables; ni intentaba camuflar las acciones negativas que había llevado a cabo a lo largo de todo el año.

 

    La cuestión es que hoy, día 6 de enero, no sé si debo darle las gracias a estos magos de oriente, o si por otra parte, debería estar agradecido a «los padres» de todos los colaboradores de esta página web. Porque hay una cosa que merece la pena dejar claro, y es que sin la progenie de esos benditos, nada de lo que hoy entendemos como The Church of Horrors habría sido posible. Es de mi interés, por lo tanto, reconocer la labor de todo el equipo de este magazine cultural —desde Rubén y Musho en la parte informática y en el diseño, respectivamente; hasta cada uno de los que habeis escrito o ilustrado los artículos de la web—.

 

    Debemos entender que juntos podemos conseguir cosas. Es cierto que nacemos solos y morimos de la misma manera. Pero durante el trayecto nos tenemos los unos a los otros. Aunque se nos venda la experiencia individual por encima de todo. Aunque el Estado pretenda crear sujetos independientes para hacer funcionar la cadena de la especialización: fomentando la competitividad entre nosotros. A través de la fuerza colectiva podemos conseguir grandes cosas.


    Tras un largo descanso retomamos la actividad. Esta vez con las ideas mucho más claras. Sabemos qué tenemos que hacer y cómo hacerlo. Tan sólo esperamos tener la disposición y la actitud para poder llevarlo a cabo. En esta ocasión, aunque mantenemos el nombre, apostamos por otro tipo de formato. A partir de ahora —incluyendo este mismo número—, publicaremos de manera mensual. A principios de cada mes subiremos todos los artículos nuevos a la página; los cuales estarán disponibles en el home hasta publicar los siguientes. Adoptamos, de esta manera, un formato similar a las revistas escritas. Hay un sentido detrás de esta decisión que hemos tomado, y se basa en poder ofreceros la mayor comodidad y libertad posibles. Sabemos que la red está llena de páginas interesantes —habrá muchas mejores que nosotros—, pero lo que pretendemos aportaros son contenidos más reducidos: para intentar haceros llegar nuestras inquietudes culturales de una manera más clara y accesible.


    La nueva disposición de la web, por lo tanto, tiene un carácter mucho más íntimo, en el cual los lectores podréis disponer del tiempo como queráis para acceder a nuestro contenido. No queremos colmar a nuestros seguidores con artículos diarios, dificiles de seguir. A día de hoy, la saturación de la información que habita la web es un hecho que no deja lugar a dudas, y nosotros, con este nuevo enfoque, intentaremos combatir el hastío que genera.

 

   Nuestro interés es que os sintáis cómodos con nosotros. Es posible que no compartáis la opinión que demuestren algunos de los colaboradores. Pero hay que tener presente que en esta página no se establece ningún tipo de censura. Creemos que es importante respetar la libertad de juicio para generar un espacio de diálogo saludable y recíproco. Por esta razón, nos gustaría hacer un llamamiento también a los lectores, para que se atrevan a comentar y compartir los contenidos que merezcan su atención.

 

    Sin nada más, os animo a disfrutar de este primer número que ya se encuentra a vuestra disposición. Por supuesto, siempre tendréis disponible todo el contenido atrasado de la web, de ahora en adelante, en el caso de que queráis consultar nuestras publicaciones pasadas. Sólo tenéis que navegar a través de los números anteriores o realizar una búsqueda por categorías; donde encontrareis todas las publicaciones que hagan referencia a dicho tema.


    Me gustaría despedirme con una cita de Javier Tomeo, dedicada a todos aquellos que lo estén pasando mal en esta situación tan compleja, derivada de la crisis económica actual: «Nada irrita tanto a los vencedores como comprobar que la moral de los vencidos se mantiene intacta». Tened presente que cada uno de nosotros marca la diferencia.

 

_______________

 

 

Pies de foto:

 

[Imagen principal] Inma Lorente (2013) Bon appetit!

 

 

Bibliografía:

 

TOMEO, J. (2012). El castillo de la carta cifrada. Barcelona: Editorial Anagrama, S. A.

Volver al número actual
Comentarios
Nombre (*)
Email (*) (No será publicado)
Website