Isaac Rabin
POLÍTICA

Isaac Rabin

    Se cumplen 20 años del asesinato de Isaac Rabin, político y militar israelí, testigo de la formación del Estado de Israel, de sus guerras y de la Primera Intifada, así como el artífice junto al líder palestino Yasser Arafat de las primeras negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, plasmadas en los Acuerdos de Oslo, por lo que recibirá el Premio Nobel de la Paz en 1994. No obstante, Rabin no había sido siempre partidario de una solución a la causa palestina, sino que fue un sionista convencido desde antes de la fundación del Estado de Israel en 1948, participando activamente en sus sucesivas guerras contra naciones árabes y defendía una «política de hierro» contra los palestinos durante la Primera Intifada (1987). ¿Cuál fue la causa que le impulsará a Rabin a buscar la paz por la vía diplomática? ¿Por qué la extrema derecha israelí le acusaba de traidor e incluso fue asesinado por uno de ellos?


Juventud.

 

    Isaac Rabin era hijo de Nehemiah y Rosa, judíos que habían llegado a Palestina en la tercera Aliyá (término hebreo que significa «emigración», se trata de las diferentes olas de emigrantes hacia Palestina impulsadas por el movimiento sionista). El padre llegaría en 1917 con intención de alistarse con los voluntarios del Hagdud Ha’ivri (Legión Judía), organización militar que combatía junto a los británicos para expulsar al Imperio Otomano de Palestina. Posteriormente, abandonará la vida militar y trabajará para una compañía eléctrica. Su madre llega en 1919 y será una activista del «sionismo socialista», cuyo modelo económico, impulsor del futuro Estado de Israel, eran granjas colectivizadas llamadas Kibutz (en hebreo, «comuna»).

 

    Rabin nace el 1 de marzo de 1922 en Jerusalén, pasando su infancia en un kibutz. Poco después, a la edad de siete años, se produce la matanza de Hebrón iniciada por el Amín Al-Husayni, Gran Mufti de Jerusalén. Al-Husayni era un líder nacionalista palestino que llamará a combatir de forma violenta tanto a los británicos (encargados de la Administración del Mandato de Palestina) como hacia los judíos. Sus sentimientos anti-británicos y judeófobos (no separa el concepto «judío» de «sionista») le hará aliarse posteriormente con los nazis. Pasada la primera etapa de hostilidad, Rabin cursará sus estudios en la Escuela Agrícola «Kaduri».

 

    En 1936 resurgen de nuevo los ataques palestinos hacia los kibutz, momento en que se forma un grupo militar clandestino conocido como la Haganá (en hebreo «defensa»), germen del futuro Ejército de Defensa de Israel. Los padres de Rabin participarán activamente en la creación de la Haganá y él mismo formará parte de ella en 1941, dentro del sector de Palmach compañía de asalto»).

 

    Rabin se encargará de proteger a los inmigrantes judíos que huían de Europa (iniciado ya el Holocausto por los nazis) a Palestina. Los británicos habían limitado la inmigración judía en 1939 atendiendo a las normas de inmigración del «Libro Blanco», por lo que los inmigrantes judíos debían acceder al territorio de forma ilegal, arriesgándose al arresto o la deportación. Ayudó a escapar de manos de los británicos a parte de estos judíos, recordando cuando llevó en brazos a un niño: «(...) coloqué un niño sobre mis hombros y tuve una extraña sensación. Llevar conmigo un niño judío, shockeado, paralizado por el miedo. Un niño del Holocausto (...)». Por este motivo, Rabin y su padre serán detenidos por los británicos en 1946 durante cinco meses. Pronto llegaría el reconocimiento de la ONU para la creación del Estado de Israel y su posterior fundación en 1948. Rabin contraería matrimonio el mismo año en que se funda Israel con Lea Labit Schlusberg.

 

Vida Militar.

 

    Tras la creación del Estado de Israel tiene lugar la Guerra de la Independencia (desde la perspectiva israelí) o la Nakba desastre», para los palestinos). Rabin asciende al grado de comandante de la Haganá, realizando maniobras militares exitosas como la conquista de Jerusalén Occidental. Tras la victoria israelí, a petición del Primer Ministro y Ministro de Defensa, David Ben Gurión, considerado el «padre del Estado de Israel», Rabin participará en las conversaciones de Rodas entre Israel y Egipto para redactar las condiciones del armisticio y el cese del fuego entre ambas partes. Esta será su primera experiencia en negociaciones de paz.

 

    Otra de sus labores tras la independencia será crear campamentos de inmigrantes judíos procedentes de países islámicos. 

 

    Posteriormente, Rabin continuará su carrera militar en el renombrado Tzahal o Ejército de Defensa de Israel, participando en la Guerra de Suez de 1956. En 1961 ascenderá a sub-comandante en Jefe y en 1964 en Jefe del Estado Mayor, llevando a cabo importantes reformas en el ejército.

 

    En 1967 tiene lugar la Guerra de los Seis Días, donde Israel aprovechó para expandir su territorio: Altos del Golán, Jerusalén Oriental, Cisjordania, Gaza, las granjas de Shebaa y la Península del Sinaí. La propaganda sionista ha afirmado que esta guerra fue meramente defensiva, algo falso, ya que de ser así, hubiera bastado los primeros días de contienda. El propio Rabin un año después dirá lo siguiente:

«No creo que Nasser (presidente egipcio al que se enfrentaron) quisiera la guerra. Las dos divisiones que envió al Sinaí no eran suficientes para lanzar una guerra ofensiva. Él lo sabía y nosotros lo sabíamos».


     Rabin será condecorado por liderar el ejército durante esta contienda, retirándose en 1968 de sus funciones militares durante un tiempo, iniciando una vida diplomática y política. Tras la victoria en la Guerra de los Seis Días alabó a los soldados israelíes: «La victoria fue conseguida por el valiente espíritu de nuestras fuerzas del Tzahal. Este ejército, del cual tuve la oportunidad y el honor de encontrarme a su cabeza, del pueblo viene y al pueblo vuelve. Un pueblo que se alzó en horas de opresión y que puede enfrentar a todo enemigo gracias a su preparación y nivel ético, espiritual, en momentos de verdadera prueba».

 

Vida diplomática.

 

    En 1969 Rabin se convierte en embajador de Israel en Washington (EEUU), durante la administración de Lyndon B. Johnson y de Richard Nixon. A pesar de desconocer las normas en torno al protocolo, llevará a cabo una importante labor diplomática, afianzando la alianza estadounidense con la israelí.

 

    Durante los inicios de la creación de Israel, EEUU no había prestado mucha importancia a este estado dentro de su campo geopolítico, a pesar de que en la Guerra del 48 les había enviado armas. Israel, además, contaba con el reconocimiento de la URSS y el Bloque del Este, algo que cambió tras la Guerra de los Seis Días. Al invadir territorio no acordado en la ONU, Israel burla la legalidad internacional y obtendrá el rechazo del campo socialista, que rompe toda relación diplomática y económica con él (a excepción de la Rumanía de Ceaucescu, que rompe sus relaciones económicas pero no las diplomáticas). Además, la URSS apoyaba firmemente al Egipto nasserista y a Siria, enemigos declarados de Israel. Es de comprender que tanto a EEUU como a Israel le convenía dicha alianza. Rabin abandonará su puesto como embajador en EEUU en 1973. En ese mismo año tiene lugar la Guerra del Yom Kippur.

 

Vida política.

 

    Ingreso en el Partido LaboristaTras su paso por el campo de la diplomacia, Rabin iniciará una militancia política en el Partido Laborista, de tendencia socialdemócrata o centro-izquierda. Este partido había gobernado en Israel desde su fundación sin interrupción y por entonces se encontraba en el gobierno Golda Meir, la cual tenía muy buena impresión de Rabin por su importante labor diplomática en EEUU, nombrándole Ministro de Trabajo.

 

    El estallido de la Guerra del Yom Kippur pilló por sorpresa al Estado Mayor de Israel, por entonces dirigido por Moshé Dayan, uno de los importantes dirigentes del Ejército israelí, antiguo compañero de Rabin. Esta guerra es una iniciativa del presidente egipcio Anwar Al-Sadat (sucesor de Nasser) y de su homólogo sirio Hafez Al-Assad con la intención de recuperar los territorios ocupados ilegalmente por Israel en el 67. Al no haber previsto esta guerra, Israel, que había vencido fácilmente en la guerra del 48 y del 67, verá peligrar por primera vez en su historia su futuro. Aunque existe más equilibrio con los egipcios, les costará más vencer al ejército sirio, el cual contaba con una buena estrategia y tanques soviéticos.

 

    Aunque Israel a duras penas consigue vencer, supone una gran pérdida a nivel moral, por lo que el 1 de abril de 1974 una comisión determina que tanto el gobierno de Golda Meir como el Jefe del Estado Mayor han sido incompetentes al no haber tomado medidas preventivas contra el ataque de Siria y Egipto, teniendo que dimitir la primera ministra y Moshé Dayan diez días después. Como Rabin no había tenido ningún tipo de responsabilidad respecto al conflicto (acababa de regresar de EEUU y apenas le dio tiempo a desempeñar alguna función en el Ministerio de Trabajo), es elegido para liderar el Partido Laborista, por lo que sustituirá a Golda Meir en su puesto como Primer Ministro de Israel.

 

    Primer Mandato como Primer MinistroRabin se convierte en el quinto Primer Ministro de Israel, siendo el primero en haber nacido en Palestina a diferencia de sus antecesores en el cargo (Golda Meir, por ejemplo, había nacido en Rusia).

 

    Durante su primer mandato, llevó a cabo diálogos de paz con el gobierno sirio y el egipcio con la colaboración del Secretario de Estado de EEUU, Henry Kissinger. En el segundo caso, retiró parte de las tropas israelíes de la ocupada Península del Sinaí, cuya desocupación se acordó en el siguiente gobierno de Menahem Begin en los Acuerdos del Camp David del 78 con el presidente egipcio Anwaw Al-Sadat. No obstante, fue Rabin quien hizo el primer gesto para efectuarlo.

 

    Otro episodio conocido al que tuvo que hacer frente Rabin fue el rescate de unos prisioneros israelíes secuestrados por palestinos y acogidos por el dictador ugandés Idi Amín en julio de 1976, la Operación Entebbe, pero no hablaré de ello aquí porque lo comenté de forma más amplia en otro artículo. (Enlazar con el artículo de Idi Amín) En 1977 viajará a Washington para entrevistarse con el presidente estadounidense Jimmy Carter, acordando que EEUU no pondrá limitaciones en los acuerdos que Israel lleve a cabo con las naciones árabes.

Pese a sus negociaciones por la paz con sus vecinos árabes y a la exitosa Operación Entebbe, el gobierno de Rabin se verá salpicado de problemáticas que pondrán en peligro la credibilidad del Partido Laborista en la sociedad israelí.

 

    Podemos señalar un aumento de la inflación a consecuencia de la crisis del petróleo provocada por la Guerra del Yom Kippur en 1973. Por otro lado, importantes casos de corrupción en el Partido Laborista, como el que condujo al suicidio a Abraham Ofer, su Ministro de la Construcción. También se descubrirá una cuenta de dólares abierta de su mujer Lea en EEUU, algo grave dentro de la legislación israelí. Por este motivo, Rabin dimitirá y en las elecciones siguiente será sustituido por Shimon Peres.

 

    Sin embargo, el Partido Laborista perderá las elecciones del 77 por primera vez en la Historia de Israel, consiguiendo la victoria el Likud, que pese a ser centro-derecha sus fundadores eran seguidores de Vladimir Jabotinsky, líder sionista que en el período de entreguerras simpatizó abiertamente con Mussolini y creó un grupo militar que seguía la parafernalia del fascismo italiano. El Primer Ministro será ahora Menahem Begin, antiguo militante del grupo armado Stern y responsable de crímenes durante la Guerra del 48, como la masacre de Deir Yassin, siendo reprendido por ello por David Ben Gurión, que lo consideraba un terrorista.

 

    OposiciónBajo el gobierno de Menahem Begin, Rabin se convertirá en el líder de la oposición en el Parlamento israelí. Durante esta etapa tiene lugar la Guerra Civil en el Líbano, donde intervendrá Israel. En 1983 dimite el Primer Ministro Menahem Begin, siendo sustituido por Isaac Shamir. Al año siguiente, los resultados de las elecciones no dieron una victoria contundente, por lo que se opta por crear un gobierno de coalición entre el Likud, liderado por Shamir y el Partido Laborista, liderado por Shimon Peres. Ambos líderes se van a turnar en el puesto de Primer Ministro: Peres estará entre el 14 de septiembre de 1984 al 20 de octubre de 1986 y Shamir desde esa última fecha al 13 de julio de 1992. Bajo el gobierno de Shimon Peres, Rabin se convertirá en el Ministro de Defensa de Israel hasta 1990.

 

    Ministro de DefensaRabin como Ministro de Defensa deberá ocuparse de acabar con la intervención israelí en la Guerra del Líbano y tendrá que hacer frente a la Primera Intifada. Rabin despreciaba a la resistencia libanesa, ahora organizada en torno a un partido político- religioso como era Hezbolá. En 1985 ordena al Ejército israelí salir del Líbano, a excepción de una franja de seguridad que no será evacuada hasta el año 2.000. Con ello se da por finalizado su conflicto con el Líbano hasta que surja una nueva guerra entre ambos estados en el 2006.

 

    Dos años después del fin de la intervención en el Líbano, el 8 de diciembre de 1987 tiene lugar la embestida de un camión militar israelí contra cuatro trabajadores palestinos del campo de refugiados de Yabalia, provocando la indignación pública palestina, que al día siguiente iniciaran enfrentamientos contra soldados israelíes que durarán varios años. A este episodio lo conocemos como la Primera Intifada (palabra árabe que significa «levantar la cabeza»).

 

    Durante la Primera Intifada, los palestinos se rebelaban contra los soldados israelíes lanzando piedras o recurriendo a la vía armada a través de milicias lideradas porAl-FatahoHamás, entre otros. Los ataques a menudo no iban dirigidos exclusivamente hacia soldados, sino también a civiles israelíes.

 

    Rabin como Ministro de Defensa era partidario de una «política de hierro» contra los palestinos de la Intifada, incluso exigirá la pena de muerte hacia tres palestinos que habían lanzado una bomba incendiaria contra un autobús que acabó con la vida de una mujer y tres de sus hijos de corta edad en 1988. A su vez, Rabin era muy odiado entre los palestinos de Cisjordania, siendo recibido a pedradas al visitar la aldea árabe de Jan Yunis. Sin embargo, poco después cambiaría de parecer optando por una solución política al conflicto.

 

    La razón de este cambio de parecer es debida a la mediación del rey Hussein de Jordania. Hussein, que negociaba la paz con Israel a través de Rabin, exigió como un condicionante de la paz la retirada israelí de los territorios ocupados en el 67 y la autonomía política palestina. En 1989 Rabin exige al Primer Ministro Shamir la creación de un gobierno y la convocatoria de unas elecciones para los palestinos de Cisjordania y Gaza. Pese a que no es escuchado, Rabin no abandonará su empeño para que este proyecto se materialice hasta su muerte.

 

    Reconocerá el fracaso de Israel a la hora de afrontar a la Primera Intifada en diciembre de 1989: «No hay solución militar a la Intifada. Hay solamente una solución política».

 

    Ese mismo año deja su puesto como Ministro de Defensa y en 1990 volverá a ser el líder de la oposición en el Parlamento.

 

    De camino a su segundo mandatoEntre el 2 de agosto de 1990 y el 28 de febrero de 1991 tiene lugar la Primera Guerra del Golfo, en la cual, una fuerza de coalición autorizada por la ONU atacaba a Saddam Hussein por su invasión de Kuwait. Por entonces, el líder palestino Yasser Arafat mostró solidaridad con Saddam, el cual quiso colaborar con la causa palestina (aún continuaba la Primera Intifada) y había lanzado misiles Scud contra territorio israelí.

 

    Días antes de que finalizara la Guerra (10 de febrero de 1991), Rabin concederá una entrevista al diario español El Paísdonde mostrará su carácter reacio a la construcción de un Estado Palestino: « - ¿Concibe la existencia de un Estado Palestino al final del proceso? - No, en estos momentos, en modo alguno. Es necesario que exista una entidad palestina en los territorios. Pero les hemos visto bailar en los tejados cuando caían los Scud sobre Tel Aviv. Tenemos todo el derecho a sospechar de ellos. Tenemos el derecho a ver qué pasa al menos en tres años, antes de sacrificar ningún interés vital para la seguridad de Israel».

 

    Posteriormente, Rabin se presentará a unas elecciones primarias dentro de su partido, siendo elegido líder del mismo frente a Shimon Peres. En las elecciones de julio de 1992 será candidato por el Partido Laborista, siendo elegido como Primer Ministro, además de ser Ministro de Defensa. Shimon Peres se convertirá en su Ministro de Asuntos Exteriores.

 

    Segundo Mandato como Primer MinistroTras vencer en las elecciones, Rabin pretende buscar una solución política a la causa palestina. Shimon Peres, en calidad de Ministro de Asuntos Exteriores, ordena tener unas reuniones secretas entre intelectuales israelíes con líderes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Oslo (Noruega). En una segunda reunión participará Peres.

 

    Será el origen de los Acuerdos de Oslo. En los mismos se acuerda un período de transición de cinco años, tras el cual se llegaría a un acuerdo permanente respecto al territorio y la auto-determinación palestina, donde se prevé un gobierno propio: laAutoridad Nacional Palestina (ANP), aunque en algunas cuestiones políticas estarán subordinados a Israel. Muchos palestinos (gran parte de ellos yihadistas, aunque también de sectores laicos) acusarán a Yasser Arafat de capitular ante Israel, pero según él, suponía un gran avance para su causa, pese a las limitaciones que suponía: «No discuto que el tratado no nos concede todo lo que deseamos. Pero fue lo mejor que se pudo hacer en estas circunstancias en el mundo árabe y en el marco del nuevo orden mundial» (Yasser Arafat entrevistado para la revista alemana Der Spiegel).

 

    Los Acuerdos de Oslo serán firmados, entre otros, por Isaac Rabin, Yasser Arafat y el presidente estadounidense Bill Clinton el 13 de septiembre de 1993. Arafat regresará a Gaza como titular de un gobierno autónomo.

 

    Antes de la aprobación de los Acuerdos de Oslo, Rabin había realizado algunos gestos para ganarse la confianza de la opinión pública en Palestina. Recién ganadas las elecciones, suspende la construcción de viviendas judías en los territorios ocupados en el 67. Además, lanzará un discurso en el que exhorta a sus compatriotas a abandonar las ideas mesiánicas de crear el “Gran Israel Bíblico”, en alusión a la descripción que se ofrece de Israel bajo el reino de Salomón en 1o de Reyes (libro bíblico), cuyos dominios abarcaban más allá del Israel histórico, hasta el Tigris y el Éufrates (esta zona está actualmente en Irak).

 

    Aunque consigue cierta confianza por parte de los palestinos, obtendrá el resultado contrario por parte de un sector considerable de la sociedad israelí. La política de «paz por tierras» de Rabin se ganó la enemistad de la extrema derecha, representada por el Likud. Sin embargo, tendrá mucha más importancia para el final de la vida de Rabin la enemistad de la extrema derecha religiosa. Aunque la mayoría de los judíos ortodoxos se oponen al sionismo, en Israel habrá un sector de ellos pro-sionista, cuyos rabinos afirmaron que la política de Rabin de entregar tierras a los palestinos constituía una traición según la Ley Judía.

 

    En agosto de 1993 el gobierno de Rabin realizó nuevas declaraciones que provocaron aún más tensión en la derecha, como fue desmontar el mito de que las colonias judías en los territorios ocupados en el 67 suponían un refuerzo de la seguridad de Israel. Rabin narró lo que hizo el gobierno de Golda Meir con los colonos durante la Guerra del Yom Kippur: «Durante la Guerra del Yom Kippur nos vimos obligados a evacuar a toda prisa a los habitantes judíos del Golán, que dificultaban los movimientos de nuestros tanques y estaban expuestos al fuego de la artillería siria».

 

    Por su parte, Ora Namir, Ministra de Trabajo y de Bienestar social acusó a los colonos de Gaza de emplear a los palestinos como mano de obra barata para actividades agrícolas, concretamente a los colonos de Gush Katif. Al no saber depender económicamente de sí mismos, la ministra cuestionó el derecho de estos colonos judíos de vivir en Gaza: «Si las gentes de Gush Katif no pueden subsistir más que con la explotación de la mano de obra barata de Gaza, se puede dudar de su derecho de vivir en esta región».

 

    Además, Rabin buscaba la paz con el presidente sirio Hafez Al-Assad, aunque para ello tuviera que devolver los Altos del Golán, territorio sirio ocupado ilegalmente por los israelíes en la Guerra de los Seis Días. En una entrevista para El País publicada el 26 de noviembre de 1994, dijo: «El precio de la paz (con Siria) incluye la retirada israelí de los Altos del Golán, pero el límite de ésta no se ha acordado aún».

A la pregunta de si sería capaz de reunirse con Hafez Al-Assad, éste responde favorablemente: «– Ya ha estrechado la mano de Arafat y la del rey Hussein. ¿Le será difícil estrechar la de Hafez Al-Assad? - Ni lo más mínimo. La paz se hace a veces con los enemigos más acérrimos, y nosotros estamos dispuestos a hacerla».

 

    Ante las declaraciones favorables de devolver a Siria los Altos del Golán, cien mil israelíes se manifestarán en las calles contra Rabin. Dentro del Likud hubo militantes que incluso llegaron a comparar a Rabin con Hitler y se escuchaban lemas de «Rabin dimisión» o «Rabin traidor».

 

    La labor diplomática de Rabin llegará hasta Marruecos, reuniéndose con el rey Hasán II, que reconocerá al Estado de Israel en 1993. También se acordará la paz entre Israel y Jordania el 25 de julio de 1994, siendo firmada el 26 de octubre de ese mismo año por Rabin, el rey jordano Hussein y el presidente estadounidense Bill Clinton.

 

    Justo en este mes se le otorgará el Premio Nobel de la Paz junto a su homólogo palestino Yasser Arafat y su Ministro de Asuntos Exteriores Shimon Peres «para honrar un acto político que requirió gran valentía de ambos lados, y que ha abierto oportunidades para un nuevo desarrollo hacia la fraternidad en el Oriente Medio». Rabin y Arafat, además, recibirán en España elPremio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

 

    Pese a la cooperación con Yasser Arafat, los grupos armados de Hamás y Yihad Islámica seguirán realizando acciones violentas contra Israel. En su paso por España para recoger el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, dirá en una entrevista lo siguiente:

«Hoy los enemigos de la paz son los integristas islámicos extremistas, que, entre los palestinos, son Hamás y Yihad Islámica. Estos forman parte de una red mucho más amplia de terrorismo islámico que va de Argelia a Líbano, pasando por Egipto y Sudán. Detrás de estos movimientos, en cuanto a su inspiración, se encuentra el jomeinismo sin Jomeini que practica Irán».


Último discurso.

 

    El 4 de noviembre de 1995, Rabin convocó una manifestación a favor del proceso de paz que fue celebrada en la Plaza de los Reyes de Israel, en Tel Aviv. Con la misma quería reforzar el apoyo a su proceso de paz, impopular entre sectores extremistas de la sociedad israelí.

Recuerda su pasado militar con orgullo, afirmando que ahora hay posibilidades de alcanzar la paz: «Fui militar durante 27 años. Luché cuando la paz no tenía posibilidades. Creo que ahora las tiene, y muchas. Debemos aprovechar esto en nombre de todos los que están aquí presentes, y en nombre de los que están aquí, que son muchos».

 

    Pasa a hacer un alegato contra la violencia, afirmando que es algo que contraría el carácter democrático de un Estado: «La violencia erosiona los cimientos de la democracia israelí, la violencia debe ser censurada y aislada. Ese no es el camino del Estado de Israel. En una democracia puede haber diferencias, pero la decisión final debe tomarse en elecciones democráticas, como en las elecciones de 1992, que nos otorgó un mandato para hacer lo que estamos haciendo. Y seguiremos así».

 

    Saluda a los representantes de los países árabes con quien ha hecho la paz: «Quiero decir que estoy orgulloso de que representantes de los países con los que hemos firmado la paz estén presente hoy con nosotros, y seguirán a nuestro lado: Egipto, Jordania y Marruecos, que nos abrieron el camino a la paz».

 

    Reconoce a la OLP como aliada de Israel en el proceso de paz: «Quiero decir sin ambages que hemos encontrado un socio para la paz también en el pueblo palestino. La OLP, que era nuestra enemiga, ya no se dedica al terrorismo. Sin socios para la paz, ésta no puede existir. Exigiremos que pongan todo de su parte para la paz, así como nosotros haremos lo nuestro, a fin de solucionar el aspecto más complicado, más prolongado y cargado de emociones del conflicto árabe-israelí: el problema palestino-israelí».

 

Asesinato.

 

    Tras pronunciar su último discurso, Rabin bajó por unas escaleras laterales junto a Shimon Peres y antes de subir a su coche oficial fue disparado por un judío ortodoxo de extrema derecha llamado Yigal Amir, de 25 años. Rabin, que no acostumbraba a usar el chaleco anti-balas, fue herido de muerte y pese a ser trasladado a un hospital murió.

 

    Como se mencionó anteriormente, algunos rabinos sionistas lanzaron el mensaje de que la política de Rabin era contraria a la Ley Judía. Amir era estudiante de Derecho, por lo que en su juicio por el magnicidio de Rabin optó por defenderse a sí mismo e incluso interrogar a los testigos.

 

    Originalmente, Amir afirmó que no pretendía matar a Rabin, sino sólo dejarlo paralítico. No obstante, la comisión investigadora descubrió que Amir estuvo planteando el asesinato durante dos años. Rabin recibió cuatro balas de una pistola automática de las cuales tres se incrustaron en su espalda y en el tórax. Poco después reconoció que no sólo pretendía matar a Rabin, sino también a Shimon Peres.

Amir afirmaba que no llevó a cabo aquel acto por motivos personales, sino cumpliendo una misión divina: «Todo lo que he hecho lo hice por el pueblo de Israel, la ley de Israel y la tierra de Israel. (...) No actué por mí, sino en nombre de la Torá, del pueblo y de la nación israelí. Fui obligado a actuar en contra de mi naturaleza y de mi concepción del mundo, pero no había elección. Durante dos años esperé que Rabin cambiara o fuera obligado a cambiar de política, pero continuó en su camino desastroso llevando a nuestro pueblo a la ruina. Y cuando observé que todo un pueblo callaba y no hacía nada, decidí actuar, pues la política impuesta estaba creando hechos irreversibles y ya nos resentíamos de las consecuencias nefastas».

 

    Yigal Amir fue condenado a cadena perpetua por el distrito de Tel Aviv, donde actualmente cumple condena. En 1996, cuando Benjamin Netanyahu gana las elecciones para Primer Ministro, mostró alegría por su triunfo ya que decía coincidir con sus ideas. Debido a que en prisión no puede mantener relaciones conyugales con su esposa, el Ministerio de Justicia de Israel le permitió concebir un hijo a través de la inseminación artificial, decisión que molestó al Centro Rabin para Estudios de Israel, encargado de velar por la memoria de Isaac Rabin.

¿Actuó en solitario Yigal Amir? Un informe de la comisión estatal israelí cuestionó esta versión, señalando que el Shin Bet (Servicio de Seguridad General de Israel) no tomó precauciones en su tarea de protección, a pesar de conocer la existencia de amenazas de muerte por parte de la extrema derecha. También se planteó la hipótesis de que miembros del Shin Bet entraron en contacto con Yigal Amir para entregarle el arma con que debía matar a Rabin, pero no se investigó de forma eficaz. Pese a todo, la figura de Rabin sigue chocando con sectores ultras en el actual Israel, por lo que existen grupos que piden la amnistía de Yigal Amir.

 

Conclusión.

 

    Al entierro de Isaac Rabin asistieron presidentes y Jefes de Estado, entre ellos el rey Hussein de Jordania que declaró: «Siempre mientras viva, estaré orgulloso de haberle conocido, con él trabajé cual colega, cual hermano». Yasser Arafat, aconsejado por los servicios de seguridad israelíes, no asistió al funeral, aunque sí visitó a su viuda para ofrecerle sus condolencias: «Rabin fue un héroe de la paz y fue también mi amigo». Lea, viuda de Rabin, le respondió: «Mi marido le considera su colega para lograr la paz».

 

    La periodista y autora de una biografía íntima de Yasser Arafat, la uruguaya Isabel Pisano, compañera sentimental del líder palestino, comentó acerca de la visión de éste sobre Rabin. Acabo el artículo con un fragmento de la obra: «En la intención de Rabin de buscar una solución ecuánime para ambos pueblos está la respuesta de su asesinato, realizado- según la versión oficial- por un integrista fundamentalista judío: "solitario". De Rabin, Arafat decía: "Lo lloro, recuerdo y lo echo de menos cada día de mi vida"».


_______________


    Pie de foto:


    [Imagen principal]: Joaquín Aldeguer (2016).



    Bibliografía:
 

 

    Biography of Yitzhak Rabin, en www.rabincenter.org Último discurso de Rabin, en www.buscabiografías.com Hemeroteca de El País.

 

    PISANO, Isabel, Yasir Arafar, la pasión de un líder, Ed. B, S.A., Barcelona, 2005.

 

Volver al número actual
Comentarios
Nombre (*)
Email (*) (No será publicado)
Website