Bayerische Motoren Werke
HISTORIA

Bayerische Motoren Werke

    La Legión Cóndor bombardeó la capital jiennense el 1 de abril de 1937. Unas trescientas personas murieron, la mitad por los proyectiles nazis, lanzados por orden de los sublevados, y la otra mitad fusilados, en represalia, por la República. Es la famosa «saca de presos» de la Prisión Provincial. Este es uno de los episodios menos conocidos, pero más crueles de la Guerra Civil del que existe una huella que se puede visitar.

 


    La bandera del Estado Libre de Baviera es el icono elegido para el logotipo de la Bayerische Motoren Werke, en la lengua de Cervantes, «Fábricas bávaras de motores», BMW.


    Un Junkers Ju 52 es un aeroplano que formaba parte del inventario de bienes del Ejército Alemán, un avión feoncho de casi 30 metros de envergadura y casi veinte de largo.

 

 

 


    Jabalcuz es una montañita, donde construyeron unos jardines y unas termas. Hasta Jabalcuz caminan o van corriendo los jaeneros y asimilados que quieren perder algo de barriguita, bajar el colesterol; los que se aburren y hasta los que quieren quitarse un poco del medio; hasta un minipoblado chabolista existe allí, aunque hay que fijarse.


    Por Jabalcuz vieron un día a los Ju 52 de la Legión Condor. El escuadrón que tomó el nombre del ave andina, también feoncha como los Junkers que se movían gracias a los motores muniqueses de la BMW, muniqueses porque los fabrican en Munich, capital de Baviera.


        «En dos pasadas, los bimotor Junkers aterrorizaron y mataron de lo lindo, ni un tiro recibieron, porque no había con qué dárselo».


    La sucesión de ideas inconexas anteriores, se une en el relato que sucede. Setenta y siete años hace que Jaén fue bombardea por la Legión Condor. El 1 de abril de 1937, a las 17:20 de la tarde, un jueves. Murieron 159 personas y otras tantas fueron luego fusiladas, en represalia, «fascistas» y otros que no lo eran tanto, quizás, que fueron sacados de sus celdas de la prisión provincial. La ciudad era leal a la República y el Gobierno español legítimo ordenó, días antes de que las bombas sembraran el caos en la capital de la provincia homónima, que Córdoba fuera atacada desde el aire. La respuesta de Queipo de Llano, el mando sublevado que conquistaba Andalucía para el que luego sería dictador, Francisco Franco, optó por poner a Jaén en el punto de mira.

 

 


    Como hoy, la ciudad era tranquila, no tenía apenas valor estratégico en ese momento de la Guerra Civil y no contaba con más aliciente para el enemigo que causar bajas civiles, ni una guarnición de peso, ni depósitos de suministros importantes, nada, gente que caminaba o echaba la siesta o compraba algo. Los aviones cóndor no tardaron mucho en cumplir su misión.


    Como en Guernica, que llegó después, la cabeza pensante de los militares rebeldes ordenaba y, con eficacia, los germanos destruían. La mitad de España y Hitler se llevaron muy bien durante un tiempo. En dos pasadas, los bimotor Junkers aterrorizaron y mataron de lo lindo, ni un tiro recibieron, porque no había con qué dárselo. Se fueron y ya está. La historia no tiene ni más ni menos, es cruel y triste.


    De aquello queda apenas algún refugio, construido por precaución, como el de la plaza de Santiago, que merece la pena visitar, y alguna crónica, como las de Miguel Hernández, que, claro está, hay que leer. No es el episodio más famoso de la guerra, más leyenda tiene la toma del Santuario de la Virgen de la Cabeza. Un abril de 2014 merece la pena recordarlo, dentro de 23 años, se podría celebrar el primer centenario de esta triste historia, otra más de las tantas que tiene Jaén.


_______________

 


Pies de foto:


[Imagen principal] Giuseppe Brunetto (2014) Interior del refugio antiaéreo de la plaza de Santiago, en Jaén, catalogado dentro de los Lugares para la Memoria Histórica de la Junta de Andalucía.


[Segunda imagen] Vista aérea de Jaén desde uno de los bombarderos, en el momento del ataque, reproducida en un cartel explicativo del refugio antiaéreo de la plaza de Santiago, en Jaén.


[Tercera imagen] Portada del periódico Frente Sur, fechado el 4 de abril de 1937, con el titular: Jaén bombardeado.

Volver al número actual
Comentarios
Nombre (*)
Email (*) (No será publicado)
Website
Giuseppe Brunetto
Periodista de pueblo, viajero siempre que puedo...
Mr. Pit: the absent minded
Nicolás CastellViñeta mensual