Entrevista a Joaquín Guirao
COMIC

Entrevista a Joaquín Guirao

    Quizá no sea el mejor dibujante ni lo llamen para El Club de la Comedia, pero sabe cómo sacar partido a sus limitaciones para convertir sus historietas en grandes obras de humor irreverente y crítica mordaz. Creador de "Bienvenidos a Zaira", un mundo poblado de seres fracasados, salidos y deprimentes, que nada tiene que envidiar a nuestras, a veces o siempre, absurdas vidas, y que seguro os arrancará más de una sonrisa cómplice. Con todos ustedes: Joaquín Guirao.

 

 

    TCOH.- Buenas Joaquín. ¡Qué jodido es dedicarse al dibujo!


    JG: ¡Buf, pues sí! Siempre se puede decir que es más duro trabajar en la mina, claro, pero esto es un coñazo en ocasiones.

 

    TCOH.- ¿Desde cuándo dibujas?

 

    JG: Pues es curioso, la mayoría de los dibujantes dicen que lo hacen desde pequeños, yo odiaba dibujar. La plástica se me daba fatal y no quería ni tocar unos lápices. De repente me dio por dibujar calaveras (¡supongo que por que eran fáciles!) y luego caras de una especie de personajes muy sencillos. Luego me puse a copiar viñetas de cómics de Carlos Giménez y Akira y aquí estamos. Mi primer cómic (y digo el primero de verdad) fue la primera página de Bienvenido a Zaira, la primera vez que metí algo entre 4 líneas y lo entinté. Nunca he aprendido a dibujar bien, lo que serían manos y perspectivas y tal, pero espero que no se note mucho.

 

    TCOH.- Tus obras frecuentan lugares comunes al comic underground y alternativo. ¿Te sientes influenciado por sus historietas?

 

    JG: Hombre, claro. Mi padre tenía una colección de víboras en su mejor época (la de finales de los 80/principios de los 90), y se los robaba de bien jovencito. Así que desde los 13 o 14 años estaba leyendo a Robert Crumb, Gilbert Shelton, Clowes, Peter Bagge, Max, Martí, Charles Burns, Massimo Mattioli y toda esa gente. Es imposible leer esos cómics y no acabar impactado. Y no ya por el sexo, las drogas y demás, si no también por la gran variedad del dibujo (desde lo sucio a lo virtuoso), las triquiñuelas formales y todas esas cositas, que cuando estás aprendiendo a leer cómic son un pelotazo. Las otras dos grandes influencias para mí han sido los dibujos animados (de todo tipo) y todo el mundo del humor, en especial Chris Morris, Armando Ianucci, Louis CK y Monty Python. También me ha influenciado algunos grupos de música como Sun City Girls o Nomeansno. Otro dibujante que me ha influenciado mucho es KC Green, que hace el webcómic Gunshow, que sigo religiosamente desde hace años.

 

    TCOH.- "Bienvenido a Zaira", webcómic que creaste en 2006, habla de un particular mundo habitado por animales antropomorfos, con altas dosis de humor negro, escatología y comportamientos suicidas.  ¿Qué hay en Zaira que no tengamos en la Tierra?

 

    JG: Hombre, pues las cosas buenas, por que no son tan graciosas, jajaja. Aunque soy bastante cínico, no lo soy completamente. Existe el amor (aunque sea poco tiempo), los cachorritos y los días con tiempo excelente, pero por alguna razón eso no lo registro cuando hago cómics. Yo en lo que estoy interesado es en el fracaso, así, en general, que es algo poco tratado como tema propio. Y se aprende mucho de él, y hay que pasar por el, por supuesto, pero sus efectos positivos son algo que sólo se ven con el tiempo. Yo estoy seguro de que muchos de mis personajes de cómic podrán vivir medio bien en un futuro, con sus más y sus menos, a lo mejor no llego a mostrarlo, pero no tengo por supuesto que todo vaya a salir mal para siempre.

Sólo cuando pongo la cámara ahí, jajaja.


        «Siempre he practicado hacer un dibujo así como muy “cartoon”, así que supongo que haga lo que haga en cómic siempre le quitaré un poco de peso al asunto con el estilo de dibujo».


 

    TCOH.- El hecho de que los personajes sean animales, hacen que las situaciones que cuentas sean mucho más asumibles, es decir que nos hagan más gracia que sí fueran personajes humanos. ¿Qué piensas?

 

    JG: Pues supongo que sí, pero si te digo la verdad tampoco lo pensé mucho cuando empecé con el cómic. Puse animales simplemente por ponerlos, por que me gustaba dibujar a gente con cabeza de animal, quizás por lo que te he dicho que veía ingentes cantidades de dibujos animados de pequeño. Es una ayuda en la caracterización, eso es cierto, tanto por identificación como por contraposición, el lector puede adivinar la personalidad de un personaje por su cabeza, y es estéticamente divertido. Me he arrepentido y alegrado de haber usado este recurso 1000 veces, supongo que el resultado final es que no está tan mal, jajaja. No puedo dibujar nada muy realista o serio, porque siempre he practicado hacer un dibujo así como muy “cartoon”, así que supongo que haga lo que haga en cómic siempre le quitaré un poco de peso al asunto con el estilo de dibujo.

 

    TCOH.- Como creador de ese disparatado universo, ¿has habitado junto a tus criaturas cual mesías reencarnado en 2D, o prefieres mirarlos con desdén?

 

    JG: Pues quizás ni como una cosa ni como la otra. Quizás más como espectador, pero nunca he sentido mucho desdén hacia ellos, por muy terribles que pudiesen llegar a ser. Al pollito enamorado de la jirafa, por ejemplo, hubo una época que le cogí una manía terrible y lo eliminé del cómic, pero poco a poco he ido pensando un poco más en él y cogiéndole un poco de cariño, y ahí que ha vuelto. Es como oír historias sobre un amigo, que de vez en cuando le van las cosas mal o te da vergüenza ajena, pero sigue siendo tu amigo, aunque te rías de él, por supuesto. (no CON él, soy consciente de la crueldad del humor)

 

    TCOH.- En muchas tiras cómicas de Gary Larson también aparecen animales en situaciones poco convencionales, bastante tronchantes a pesar de su carga crítica. ¿Intentas qué tus dibujos trasladen un punto de vista crítico hacía la sociedad y su funcionamiento?

 

    JG: ¡Vaya una comparación, con Gary Larson, ni más ni menos! No lo conocía mucho, pero este último año he estado obsesionado con él, jajaja.

Pues sí, hay una voluntad crítica. Yo no me considero apolítico, de hecho todo lo contrario, pero nunca me ha gustado el sermón en el arte, a pesar de haber obras artísticas políticas de gran calidad, ni he considerado nunca que se me diese bien la evangelización de mis ideas. Pero, como toda comunicación es política o psicológica, aunque no queramos, me gustaría dejar siempre claro lo que pienso del “tema”. Creo que lo que hago es bastante transparente, sobre cómo soy y qué creo, pero tampoco quiero agobiar con juicios de valor ni nada. Ojalá haya espacio para que la gente no esté de acuerdo conmigo.

 

    TOCH.- En "Un dibujo al día" te propusiste llevar a cabo la hazaña de dibujar a diario. Fruto del mismo son las libretas, donde dejaste plasmados esos dibujos, y tu página joaquinguirao.tumblr.com. ¿Te ha servido de algo la experiencia?

 

    JG: En primer lugar para maldecir a Pedro Ramón (http://electrocereal.com/) , por meterme en la cabeza la idea de hacer esto, jajaja. Luego, es curioso, porque como tienes que intentar sacar algo todos los días, hay veces que te vas por lo sencillo, otras te complicas la vida tontamente y otras sacas ideas marcianas a más no poder por el mero hecho de HACER. También el hacer algo todos los días te fuerza a fijarte en tus defectos, en cómo haces las líneas, en los temas que repites, en cómo dibujas cuando estás bien, cuando estás mal, cuando estás aburrido o cuando estás nervioso. También te ayuda a relativizar los defectos, a no ser tan exigente y dejar que pasen errores. Es ciertamente un experimento curioso pero agotador, y yo creo que el año que viene lo voy a dejar descansar, jajaja.

 

    TCOH.- En alguno de esos dibujos parece que no estás de acuerdo con los extremismos ideológicos, y te mofas de sus contradicciones. ¿Tan maniqueo es el mundo que nos rodea?

 

    JG: Siempre he sido muy fan de los pensamientos extremistas, solamente por lo locos y lo reduccionistas que pueden llegar a ser. Lo peor es que hay algo humano que encuentra un gran comfort en ese tipo de pensamientos, es como una llave a todo lo que te rodea, sin pensar en qué relación pueda tener con la realidad o no. No pienso que todos los extremismos sean iguales, claro está, y algunos son muy razonables (ejemplo, un extremista en contra de la esclavitud o un extremista a favor del matrimonio homosexual), pero sí que pienso que en ocasiones pueden distorsionar gravemente la forma en la que percibimos el día a día. Si estás montado en un autobús y estás rezumando de odio cuando, realmente, no está pasando nada, deberías replantearte algunas cosas. Aunque claro, hay una fina línea entre perder el pensamiento crítico, vital para no volverte un cabroncete, y fastidiarse a uno mismo. Es difícil, yo no lo he conseguido todavía.


        «El hacer algo todos los días te fuerza a fijarte en tus defectos, en cómo haces las líneas, en los temas que repites, en cómo dibujas cuando estás bien, cuando estás mal, cuando estás aburrido o cuando estás nervioso».


 

    TCOH.- Uno de los referentes de ese comic underground, Gilbert Shelton, manifestó que "el cómic underground ya no existe, hoy todo es comercial". ¿Qué es para ti, en la actualidad,  el comic o la historieta?

 

    JG: Pues puede ser que, el underground como tal, no se aplique a muchos dibujantes. Yo, aunque no lo parezca, jamás he buscado molestar a absolutamente nadie, soy demasiado neurótico como para aguantar el chaparrón de una controversia. Quizás utilizo algunos elementos de humor negro y mal rollo por que es mi forma de lidiar con el mundo, pero la búsqueda es la risa o un poquito de inquietud, no la ofensa. Pero con respecto a ventas, el DIY y el no tener un público mayoritario, claro, el underground sigue ahí, y existirá de aquí hasta que todos nos extingamos y un pequeño robot fotocopie su culo varias veces y grape esos folios. Dios bendiga el culo de ese robot.

 

    Aunque pasa un poco como con lo del punk, que ya llegamos a un punto en que o consideramos underground lo que pasa de los 60 a los 70 con cuatro americanos o lo es casi todo por la “actitud”. A mí me gustan las etiquetas más que a un tonto un lápiz, pero cuando las miro de muy cerca siempre me dejan confuso.

En la actualidad, para mí la historieta es un poco como el arte, lo que tu digas que es una historieta, yo me lo creo, otra cosa es que me guste, jajaja. Ahora se está viendo que todo vale, y eso está muy bien. Yo no soy mucho de seguir ese camino, por que soy muy básico y me gusta más contar historias que montar/trastocar cómics, pero lo de salirse de la norma, aunque la cagues, es siempre sanísimo.

 

    TCOH.- ¿Hay cabida para el fanzine en plena vorágine digital?

 

    JG: Tiene que haber convivencia. Lo digital ahí está, y por mucho que a mucha gente le disguste leer en pantalla, existe y se consume. Y ahora sin redes sociales a los fanzines les cuesta existir, por tanto, tienes que meterte en todo ese rollo de poner algo de tu trabajo gratis en Internet. Ahora, los fanzines me parecen muy diferentes al cómic digital. Por alguna razón, al imprimir algo (lo que es cada vez más fácil con los avances en el mundo de las imprentas), es como si lo hubieses sacado de un armario, ya no está encerrado entre un montón de papeles, ha salido al mundo y puede agitar sus pequeños bracitos intentando llamar la atención. Todo el proceso de ir a eventos es agotador y costoso, pero teniendo en cuenta la gente maja que se está moviendo ahora, por lo menos sabes que te lo vas a pasar bien. Por no hablar de esas cajas marrones que invaden tu habitación, cargadas de folios plegados, y esa pregunta insistente en la boda de tu prima de “tú que es lo que haces, lo de los cómics esos”. Todo son ventajas.

 

    TCOH.- Hace unos meses nos enteramos que la revista satírica El Jueves sufrió la autocensura por parte de la editorial que tiene sus derechos con motivo de una portada en la que se hacía un chiste a la monarquía, a pocos días de la coronación del que ahora es rey de este país en crisis. Como dibujante, ¿cuál es tu opinión al respecto?

 

     JG: Una completa barbaridad, no sé en qué pensaba RBA ni la Corona a la hora de hacer eso. Supongo que les ha salido rentable, los grandes oligopolios españolesya se han cargado a El País, casi el Jueves y toda voz discordante (por sosa que fuera) en grandes medios, a golpe de chequera y en concepto de “pago de favores”. Pero para los trabajadores del dibujo es una perspectiva horrorosa. Somos gente de clase baja/media, si nos contratan para hablar de lo que vemos con humor, ¿de qué vamos a hacer chistes? ¿Del nuevo programa de Buenafuente? ¿Del peinado de un futbolista? Amigos nuestros se van al paro sin que les den ni las gracias, o no ven un trabajo desde que salieron de la universidad hace años, cada vez que sales a la calle ves más personas rebuscando en la basura, el futuro de tus hijos (o posible descendencia) reside, al parecer, en huir,el medioambiente está muriendo por pura estupidez egoísta y ves rastros de algo que parece el fin del mundo en las urbanizaciones ilegales no construidas que invadieron tu ciudad, y ¿qué chistes vamos a hacer si no? El rey pasándole una corona llena de mierda al Príncipe, y eso es lo más suave que se puede decir de él. Hace años que no compro el Jueves, pero ha sido muy importante para mí, y algunos de los dibujantes  que se han ido son de mis favoritos, así que espero que les vaya muy bien. Y también que les vaya bien a los que se quedan ahí, por supuesto.

 

    TCOH.- De cara al futuro, ¿nos puedes adelantar algún proyecto en el que te vayas a enfrascar próximamente?

 

    JG: Pues ahora estoy trabajando en un cómic de 48 páginas a color, del que creo que puedo decir poco. He dejado Bienvenido a Zaira un poco apartado hasta que acabe ese cómic, pero cuando lo acabe intentaré ponerle un final digno. Más allá de eso, supongo que ensoñaciones y poca solidez…

 

    TCOH.- Y ahora la pregunta obligada, ¿piensas en las musarañas? 



    TCOH.- Joaquín, todo un placer charlar contigo. No te lo he dicho, pero me encantan tus dibujos, y en especial tus personajes.. En The Church Of Horrors estaremos pendientes de todo lo que hagas. Esperamos más cosas tuyas para partirnos el abdomen de risa.

 

    JG: ¡Muchísimas gracias a vosotros por la entrevista, majos!

 

_______________


Pies de página:


[Imagen principal] Joaquín Guirao (2014) Autorretrato, mayo 2014.


[Segunda imagen] Joaquín Guirao (2014)
 

Enlaces de interés:

 

Bienvenido a Zaira: http://www.bienvenidoazaira.es/?start=127

 

Not Funny 1: http://issuu.com/hermanorataediciones/docs/not_funny


Not Funny 2: http://issuu.com/hermanorataediciones/docs/notfunny2web

 

Un dibujo al día. http://issuu.com/hermanorataediciones/docs/libro_1http://joaquinguirao.tumblr.com/


 

Volver al número actual
Comentarios
Nombre (*)
Email (*) (No será publicado)
Website